2015. Simplificar y continuar soñando juntos.

Y llegó el último día de año. Suelo utilizar esta mañana para echar un vistazo a algunas de las listas sobre los mejores discos del año. En una de ellas aparecía el disco de Antemasque y me he acordado de Omar Rodríguez-López y Cedric Bixler Zavala, quienes andan detrás del proyecto. Omar y Cedric son dos músicos a los que admiro. A finales de los 90 auparon a su banda seminal “At the drive-in” a lo más alto de un género tan, a priori, de nicho como es el post-hardcore. Cuando, tras la publicación de 3 discos y 4 EPs, la banda comenzaba a sacar la cabeza (siendo reconocidos por un público más amplio y viéndose envueltos en un fenómeno de creciente reconocimiento) decidieron tomarse un descanso (uno de esos famosos hiatos indefinidos). Por detrás se mezclaron drogas, diferencias creativas y el no haberse sabido adaptar a ese nuevo estatus / reconocimiento: 

After a non-stop six-year cycle of record/tour/record/tour, we are going on an indefinite hiatus. We need time to rest up and re-evaluate, just to be human beings again and to decide when we feel like playing music again” – Omar

Unos meses después, la pareja forma “The Mars Volta”, una nueva banda con la que dar rienda suelta a las raíces más progresivas. Superan y amplían su abanico de registros, revelándose contra su pasado más encorsetado. Con esta banda publicaron 6 discos en 9 años, y a finales de 2013 anunciaron una nueva disolución. Cedric lo contaba así:

“Thank you to all Volta fans you deserved more, especially after the way you rooted for us on this album. (…) I can’t sit here and pretend anymore. I no longer am a member of Mars Volta. (…) I guess a break from Mars Volta means starting another band and ignoring all the support the fans gave us. I tried my hardest, guys. All I can do is move forward with my music and just be happy that Volta ever happened at all. God Damn we had a blast! (…) I just feel really guilty for not even really saying the truth because a hiatus is just an insult to the fans. (…) Thank you to all past members who helped Volta along, as well. We blasted through like a comet and left our mark! If you ever see me in person and want to know why I’ll tell you my side of the story. Finally, please just be happy that it happened at all, remember all the opposition we were met with for just starting a new band back in 2001.” Cedric.

Referencias a nuevas motivaciones, a no continuar porque sí, a intentarlo con fuerza y a la necesidad de ser honesto con uno mismo. En todo caso, unos meses después, en 2014, la pareja, que presuntamente se había separado por serias divergencias personales, vuelve presentándonos un nuevo proyecto, “Antemasque”, el disco de marras que aparecía en la lista. Mismos protagonistas tras los instrumentos, mismo lenguaje, pero con distinto nombre: “Un día quedamos para vernos en el estudio, alguien llevó un riff o una letra, y nos pusimos a tocar como siempre hacíamos”.

La llama.

Cedric y yo tenemos nuestro propio lenguaje, pero es cierto que esta banda tiene mucho de reacción a The Mars Volta. Canciones cortas en lugar de larguísimas, sencillas y pegadizas en lugar de complejas y densas. Todo son detalles superficiales que, si los sumas, aunque sigas hablando el mismo lenguaje te dan como resultado algo muy diferente”. 

Lo llevan en la sangre, bajo una u otra denominación, acaban haciendo aquello que aman, juntos, cerrando y abriendo puertas cuando la motivación se aleja. Nuevos proyectos para mantener la llama encendida (al contrario de otros, que manteniendo el confort publican periódicamente aquello que se espera de ellos). Omar y Cedric me evocan muchas cosas. Al final todo se reduce a eso, acción-reacción, un proyecto lleva a otro, retos que se superponen año tras año. Me recuerdan lo importante que es mantener la integridad, la honestidad con uno mismo, mientras disfrutamos del camino. Alimentándonos con aquello que hacemos, regalando lo mejor de nosotros mismos.

Para este 2015 que comienza me he propuesto un único objetivo: Simplificar las canciones, involucrarme en proyectos pegadizos, sin desgastarme en derivaciones densas, profundas. Me propongo simplificar y provocar los cambios necesarios para continuar motivado. Una apuesta por lo sencillo.

Espero que, con uno u otro nombre, podamos seguir soñando. Soñando juntos.

Las frases citadas están extraídas de wikipedia y de una entrevista de Nacho Serrano en Mondo Sonoro (Enero 2015 – nº 224)

Leave a Comment

Your email address will not be published.